Las mejores Recetas de Caracoles del mundo. Salsas, preparación y condimentos

Baba de caracol, limasina

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Baba de caracol, limasina

Baba de caracol, limasina

Baba de caracol, limasina

Las propiedades curativas del caracol, y concrétamente de su baba de caracol, limasina también llamada, se remontan a tiempos muy lejanos. Se han encontrado indicios de su uso en la antigua Grecia y también la farmacopea medieval nos revela que se usaba para el tratamiento de las úlceras gastrointestinales, debido a su gran poder regenerador, y a modo de jarabe para atenuar la tos.

Es a finales del pasado siglo XX cuando, como consecuencia del cultivo de caracoles para uso gastronómico y culinario, se descubren las propiedades regeneradoras dermatológicas que produce en los cuidadores la baba de caracol y trabajadores de las granjas, sobre todo en la rápida curación de heridas y en la extraordinaria suavidad que ofrecía la piel de sus manos. El caracol posee, entre otras muchas cualidades, el poder de regenerar sus tejidos y su concha.


Cualidades de los componentes de la limasina o baba de caracol

Estudios científicos recientes realizados al respecto han ido confirmando las increíbles cualidades de sus componentes, entre los que se encuentran:

Alantoína (glioxil diurea) Es un estimulante de la epitelización de la piel, que hace posible su regeneración. El propio caracol la utiliza para la regeneración de sus tejidos.
La utilización de la alantoína viene certificada y aprobada por la Food and Drug Administración para el tratamiento y mantenimiento de la piel.

Elastina, aporta elasticidad a la piel y suaviza las líneas de expresión.

Colágeno proteína fundamental del tejido conectivo que actúa como hidratante y suavizante

Acido glicólico renovador celular que elimina las capas superficiales de la piel y mejora los folículos pilosos, favoreciendo el paso de las sustancias aplicadas en la superficie

Diversas vitaminas y proteínas, que favorecen el riego vascular periférico, garantizando el suministros de oxígeno y nutrientes así como la hidratación de la piel.

Antibióticos naturales que actúan contra las bacterias presentes en la piel, protegiéndola de la infección.
baba de caracol crema de baba de caracol extracción de la baba de caracol

En la actualidad este molusco de la especie Helix Aspersa no sólo es reconocido por sus intereses gastronómicos, sino también por las cualidades regeneradoras de tejidos que posee su baba de caracol o  limasina, creando una importante demanda en la industria cosmética y farmacéutica.

Los productos elaborados en base a la limasina o baba de caracol están especialmente indicados para el cuidado de la piel, tanto para la prevención como para el tratamiento de problemas dermatológicos, resultando especialmente indicados para:

Baba de caracol facial

Baba de caracol facial

– Rejuvenecer la piel
– Eliminar y atenuar arrugas y manchas de la piel
– Disimular cicatrices y estrías
– Regenerar tejidos dañados por heridas y quemaduras
– Tratar el acné, verrugas, etc.
– Combatir la “piel de naranja”

Los dermatólogos y farmacéuticos avalan la eficacia de la baba de caracol, pero advierten que para que los cosméticos elaborados con estas secreciones posean las propiedades regeneradoras y antioxidantes que se les atribuyen, éstas deben haber sido extraídas cuando el animal está estresado.

Recetas con caracoles

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
¡Caracoles!
Buscador de recetas de caracoles
Búsqueda personalizada